Sunday, August 20, 2006

clases de lectura avanzada

hace mucho.. mucho tiempo, en un pueblo lejano al sur de aqui.. o de allá*, donde quiera que estes situado.. al sur se encontrara....

vivía una niña que tenia una bolsa donde guardaba recuerdos, colores, espheras y corazones.

recuerdos arrugados, medios recuerdos, recuerdos quemados, recuerdos intactos

colores... los tenia todos rojo naranja amarillo verde azul y violeta

espheras de todos tamaños.. desde traslucidas hasta opacas **

y corazones... los malditos corazones que encontraba en los sembradios olvidados de la parte Este del bosque, despues de la segunda banca, donde en los últimos meses encontraba corazones hasta en el esqueleto muerto de las ardillas

los años pasaron y ya no cabia nada mas, ella no podia deshacerse de todo aquello que habia recolectado, asi que comenzó a tragarse los corazones y los recuerdos y los colores y las espheras, hasta que finalmente su cuerpo fue perdiendo aspecto humano..

su piel se fue tornando morada***
sus ojos eran espheras traslucidas,
y si te fijabas bien.. podias ver cn facilidad lo que habia dentro.
su cabellera se fue secando hasta convertirse en ramas**** secas.

pero hace 30 años que falleció.

1976... verano del 76'


*de ella
** traslucido: claridad / opaco: confusion
*** morada, color de la muerte.
****rama_s: amar

5 comments:

Perro de reserva said...

Si aplicaras la misma minuciosidad en el análisis de textos ajenos, te habrías dado cuenta hubo gente que te quiso y que verdaderamente intentó dejar el pasado atrás aunque no pudo. Talvez porque era muy débil.

El morado indica hipoxia, no necesariamente muerte. El negro es gangrena; el negro es muerte.

rosaberta said...

si que la aplique..

jamas mencione negro

Perro de reserva said...

El negro lo mencioné yo

rosaberta said...

mira el arcoiris, escoge otro color

Perro de reserva said...

Estuve haciendo un reporte de arte, ya no quiero hablar de colores.

Al final cada quien consigue lo que merece.

Tú la oportunidad de encontrar a alguien que te merezca y yo mis jueguitos enfermizos.