Tuesday, January 13, 2009

FORMIDABLE*

____La muerte nos llega a todos, sin embargo no todos la vivimos.

Ayer al salir del hospital me dirigí caminando hasta tu casa, ya que vives cerca del Obispado. Hacía frío y tenía hambre, entre al seven y compré cigarros. Que mal. Al llegar a tu casa estaban tus dos hijos haciendo cada quien sus que haceres y decidí ir a saludarte. Al decirte ' hola ', balbuceaste algo que podría definir como un ' hey hola ' , te tomé tu delgada mano morena con llagas y recuerdos de tu edad la cual apenas pudo sujetarme.

Mirabas al techo y no se si enfocabas, pero no me mirabas. Te dije quien era yo por si acaso ya lo habías olvidado y te pregunte que como estabas y esas cosas de costumbre. Después de un rato me fui a la sala a deambular por ahí y ver los colores con los que pintaríamos el pórtico de tu casa. Tus hijos, solamente dos de ellos ya que el resto de ellos parecería que no les importa para nada tu vida, entraban y giraban en el pórtico mientras discutíamos que combinación sería la ideal.

Después de un rato y no se, realmente no se en que momento, comenzaste a toser y vomitaste todo. Regurgitaste tu licuado y medicinas manchando tu suetersito color azul márino. Tu hija te cambió poniendote un sueter limpio color gris.

Ya en la sala aguardaba yo, quien minutos antes había visto ante mis ojos algo tan indefenso como un ser humano al que tanto quiero. Y él, tu hijo, comenzó a decirnos a tu hija y amí la situación. No sabian cuanto aguantarias... podrían ser días, podría ser hoy. Hablaba libremente sobre dejarte en la casa, en tu cama o en llevarte al hospital. La plática trascendió al punto de cuestionarse que es lo que se hace cuando alguien muere a tu casa, llamó al 080. Ahí le explicarón los trámites pero le dijeron que, para su comodidad, mandaría unos paramedicos quienes revisarian lso signos vitales. Para entonces yo ya me encontraba llorando. Había sido de por si una semana muy fuerte por otros motivos que algo asi desencadenaría el llanto. Un llanto tranquilo pero fluido.

Como a los 7 minutos llego la ambulancia, yo estaba en el pórtico fumando uno de esos cigarros que recién había comprado hace alrededor de dos horas. Dos jovenes se bajaron y se dirigieron al cuarto. Apagué mi cigarro y entré. Todo parecía estar bien, sin embargo no habías comido casi nada y lo poco que ingeriste lo devolviste. Decidieron internarte e introducirte suero para que el azúcar de tu cuerpo se nivelara. Uno en cada extremo de la cama y comunicándose por telequinesis, cargarón tu delgado cuerpo que yacía en posición como la de un niño que duerme. Se ayudaron con la colcha de cuadros cafés que estaba debajo y te colocaron sobre la camilla. Te pusieron una colcha lisa azul marino y se dispusieron a alejarte de mi vista.

Tu hija te beso, yo no alcanzé a nada. Espero verte pronto en tu casa y poder celebrar tu cumpleaños en febrero 9. Espero poder decirte que hizé mas vestidos, espero seguir contándote sobre mi pasión por la fotografía que también compartía contigo, espero poder volver a platicar contigo sobre tus sueños de cuando sueñas con mi abuelita y te dice que esta orgullosa de mi. Espero poder volverte a llevar a Montemorelos para comprarte tus tamales y hojarascas favoritas. Espero leerte cuentos, espero escucharte decir 'formidable'.

La vida empieza y terminar siempre; espero que almenos te vayas con un buen recuerdo de todos los que te queremos y sobre todo, espero que te acuerdes de mi.

2 comments:

rioja said...

sin palabras para el preludio de la muerte. todo esta dicho.. y lo escribire despues.

Luis said...

estoy contigo , lo que necesites ..
no quisiera que algun comentario no fuese el adecuado ..
pero dire que si se acordara de ti :D
todo va a star bien ..
el escrito ,no pude dejar de leerlo
te acompaño en tu sentimiento..