Tuesday, May 6, 2008

Y entró al salón y susurró a su oído: las razones nunca fueron las correctas (con esa voz y su tonadita no de la ciudad y ese aroma).



Cuando te vea en Francia me prepararás uno o dos cafés y, veras que siempre fue lo correcto. Lo de siempre... nunca dura tanto. Nada realmente tan eterno como un verano.

3 comments:

rioja said...

si pues date un tiroooooo ñefjnsdñf

Sr. Manzur said...

ah, que loro más raro!

Sr. Manzur said...

ah, que loro más raro!